La Presidenta del órgano legislativo presentó un plan, que será analizado el próximo mes, con el que se busca que la Ciudad y el Estado otorguen más recursos para servicios y tratamiento, al igual que la aprobación de leyes que eviten el manejo carcelario y penal a quienes presenten condiciones mentales.

Los problemas de salud mental siguen rampantes en la Gran Manzana. Y en medio de la severa crisis que afecta a miles de neoyorquinos en los cinco condados, con condiciones como depresión, esquizofrenia, bipolaridad, sicosis y ataques de pánico, entre otras enfermedades, el Concejo Municipal presentó este lunes un plan con el que busca mayores recursos para servicios y tratamientos, educación y leyes que pongan fin con el trato penal y carcelario que las autoridades siguen dando a pacientes con condiciones mentales.

Así lo manifestó la presidenta del Concejo Municipal, Adrienne Adams, tras reconocer que actualmente las comunidades vulnerables alrededor de la ciudad no están equipadas con los recursos que necesitan para ayudar a quienes padecen enfermedades mentales.

Asimismo, la líder neoyorquina destacó la urgencia de crear un sistema de atención y prevención más robusto, que se trabaje en equipo con un grupo especializado y se desvíe del sistema de justicia criminal a miles de personas que necesitan cuidado y tratamiento y no manejo punitivo.

Durante demasiado tiempo, la ciudad no ha invertido lo suficiente en nuestra infraestructura comunitaria de prevención y tratamiento de salud mental, confiando demasiado en las respuestas de emergencia una vez que una persona ha alcanzado una crisis emocional” , dijo la jefa del Concejo Municipal, tras reconocer un mea culpa de la Ciudad y advertir que la meta ahora es buscar soluciones efectivas que ayuden a más neoyorquinos a acceder a la atención que necesitan.

“La hoja de ruta es una serie inicial de pasos para cambiar la Ciudad y enfocarse más en soluciones basadas en evidencia a nivel comunitario para mejorar los resultados y el apoyo a nuestra fuerza laboral crítica de salud mental”, agregó la política demócrata, destacando que el plan del Concejo busca que la Administración Municipal pueda ampliar los servicios de prevención y apoyo en las comunidades e invertir en la fuerza laboral de salud mental que ha disminuido debido a un apoyo inadecuado.

Al mismo tiempo, Adams insistió en la urgencia de que se enfrenten las “intersecciones dañinas entre la salud mental y el sistema de justicia penal” para conectar a los neoyorquinos con la atención adecuada y reforzar la conciencia pública sobre los recursos de atención y mejorar la coordinación interinstitucional, y la necesidad de invertir más en escuelas, viviendas y familias.

Linda Lee, presidenta del Comité de discapacidades, salud mental y adicciones, dijo que la hoja de ruta propuesta, que será analizada por el Concejo Municipal el próximo 4 de mayo, admite la gravedad de la crisis de salud mental que hoy enfrentan los neoyorquinos, que se hizo más evidente tras la pandemia del COVID-19 y pretende abordar años de desigualdades en el acceso a servicios.

“Esta hoja de ruta será un esfuerzo continuo para brindar soluciones basadas en evidencia que amplíen la atención preventiva y de apoyo, invertir en nuestra fuerza laboral de salud mental, que incluye una amplia red de organizaciones comunitarias y sin fines de lucro de la ciudad de Nueva York, y reducir las interacciones entre las personas que experimentan enfermedades relacionadas con la salud mental y el sistema de justicia penal”, recalcó la concejal.

Matt Kudish, director ejecutivo de la organización National Alliance sobre Enfermedades Mentales de la Ciudad de Nueva York (NAMI-NYC), recalcó la importancia de que la Ciudad ponga bajo la lupa la preocupante crisis de salud mental y se busquen soluciones y pidió no dejar de lado a prestadores de servicios y familias de personas con enfermedades que también necesitan apoyo.

“A medida que continúa la temporada de presupuestos, también instamos al Concejo a realizar una inversión financiera en los familiares y cuidadores que desempeñan un papel fundamental en el apoyo a los seres queridos con problemas de salud mental”, dijo Kudish.

Ray Shwartz, miembro de la organización Correct Crisis Intervention Today NYC Steering Comittee, subrayó que hay una necesidad urgente de rediseñar la forma en que la Ciudad de Nueva York responde a las llamadas de crisis de salud mental para que todas las llamadas de atención médica se respondan primero con atención médica y sin presencia policial.

“Los equipos de crisis móviles basados en la comunidad, integrados por pares capacitados y técnicos de emergencias médicas, deben ser los primeros en responder a las llamadas de crisis de salud mental. Continuar desarrollando una gama completa de servicios de salud mental basados en la comunidad y una sólida educación comunitaria son esenciales para satisfacer la necesidad aguda de servicios y reducir la necesidad de llamadas de crisis”, dijo el activista.

Katherine Brady-Stepien, directora ejecutiva del Consejo de Agencias de Cuidado de Niños y Familias, pidió que se empuje la visión del Concejo para lograr la paridad salarial de prestadores de servicio de la Ciudad con el sector sin fines de lucro.

“Los trabajadores esenciales de bienestar infantil de la Ciudad, que trabajan en agencias sin fines de lucro, trabajan incansablemente para apoyar a los niños, jóvenes y familias, y su arduo trabajo debe ser reconocido a través de un salario equitativo”, afirmó la activista.

Propuestas del Concejo Municipal para hacer frente a la crisis de salud mental en NYC

  • Ampliar el número de Centros de crisis en los cinco condados en al menos dos por condado
  • Aumentar centros comunitarios estilo “casa club” para personas con enfermedades mentales graves
  • Garantizar que haya profesionales de salud mental disponibles en los 30 refugios para familias con niños más grandes de NYC
  • Incluir fondos adecuados en el presupuesto del año fiscal 2024 de la Ciudad para expandir los servicios de salud mental en las escuelas, incluida la inversión adicional de $28 millones para fortalecer las clínicas de salud mental existentes
  • Reevaluar el plan de viviendas de apoyo NYC 15/15, hacia la construcción de dos tercios como unidades congregadas y solo un tercio como unidades de sitios dispersos
  • Aprobar $45 millones adicionales para cumplir la necesidad de financiación para las unidades de vivienda de apoyo restantes
  • Instar a la Administración Municipal a establecer una línea base de $5 millones en fondos para Salud Mental, una asociación interinstitucional entre el Departamento de Educación, NYC Health + Hospitals (H+H) y el Departamento de Salud e Higiene Mental (DOHMH) ) para brindar apoyo de salud mental a estudiantes
  • Incluir una financiación de $1,7 millones en el presupuesto de la Ciudad que brinde servicios de salud mental para niños de cinco años o menos.
  • Incluir fondos adecuados en el presupuesto para la Iniciativa del Concejo Juvenil de Salud Mental para proporcionar servicios para programas juveniles administrados por organizaciones comunitarias
  • Incluir fondos para apoyo familiar y programas educativos que ayuden a las familias a aprender a manejar las relaciones con seres queridos que experimentan un trastorno de salud mental, así como terapia familiar y programas de consejería.
  • Incluir fondos para organizaciones sin fines de lucro y comunitarias, con un enfoque en organizaciones que brindan apoyo y servicios de salud mental culturalmente competentes y lingüísticamente diversos
  • Financiar y ayudar a establecer un programa de becarios de trabajo social en una o más escuelas de la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY), que subsidiaría el costo de la educación, los títulos y las licencias de salud mental, particularmente para los estudiantes que se comprometan a trabajar en el interés público mental y profesiones de salud
  • Financiación adecuada para lograr la paridad salarial para los trabajadores de la fuerza laboral de salud mental dentro del gobierno de la Ciudad y el sector sin fines de lucro que brinda servicios similares
  • Exigir que la Oficina de Salud Mental Comunitaria del Alcalde (OCMH) informe sobre la implementación de la directiva de internar sin su autorizaciōn a pacientes con enfermedades mentales graves
  • Incluir fondos adecuados para los equipos de divulgación en las calles
  • Incluir fondos adecuados para la expansión de los equipos de Tratamiento Móvil Intensivo del Departamento de Salud e Higiene Mental (DOHMH), que brindan apoyo y tratamiento intensivos y continuos a las personas dentro de sus comunidades
  • Incluir $12.8 millones más para satisfacer la necesidad de financiamiento de 380 unidades de viviendas de apoyo
  • Crear programas de apoyo educativo y de capacitación para aumentar la conciencia de los abogados y jueces sobre las opciones de salud mental disponibles
  • Abogar para que la Ciudad cree programas de apoyo educativo y de capacitación para aumentar la conciencia de abogados y jueces sobre opciones y conexiones con proveedores de salud mental evitando que muchos puedan terminar en los tribunales y el sistema de justicia.

La presidenta del Concejo Municipal, Adrienne Adams, presentando la hoja de ruta para enfrentar la crisis de salud mental.

eldiariony.com

Por admin

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: